• +57 300 522 7659

  • info@delcampesino.com

 Cuidar de las abejas puede sonar muy arriesgado, peligroso y difícil, pero es una actividad que el hombre ha desarrollado por cientos de años. Y ¿para qué? Existen diferentes productos que pueden ser aprovechados para la alimentación y la salud humana y que son almacenados por las abejas, como la miel o el polen, y por medio de la apicultura tenemos acceso a ellos.

 

 

En este proceso es importante proteger a las abejas, facilitando los procesos naturales que son desarrollados por ellas y tomando solo aquello que es necesario para nuestro consumo. La Apicultura es un trabajo que requiere de mucho cuidado y que vamos a conocer mejor en estos párrafos.

 

“La Apicultura, muchos productos en un solo cultivo”

Cera y miel de la mano de la Apicultura

Estos dos productos, la miel y la cera, son los más antiguos y los mejor aprovechados. La Apicultura logra extraer la cera de panales y cultivos, muy apreciada en diferentes usos estéticos y del hogar, y aprovechada por cientos de años. La miel también es otro de los productos más conocidos y utilizados que con el paso del tiempo, en la búsqueda de una mayor capacidad de producción, ha reducido la calidad al mezclarla con otros productos y elementos que disminuyen su pureza. Por eso es importante rescatar su valor orgánico, como lo hace Del Campesino, por medio de métodos de Apicultura completamente naturales.

Desde el polen hasta la apitona con la Apicultura

Sin embargo, tras diferentes avances de la Apicultura, se han encontrado más productos importantes para la salud y la vida de las personas. El polen es uno de ellos, pues contiene vitaminas, minerales, enzimas y nutrientes que mejoran nuestra vida. El propóleo es otro de los más conocidos productos que se pueden extraer por medio de la Apicultura, y que se valora por su carácter antibiótico y antioxidante. La jalea real contiene una gran cantidad de nutrientes, al igual que la apitoxina, veneno que utilizan como defensa las abejas, también contiene propiedades importantes para curar enfermedades. Todo esto se puede extraer por medio de la Apicultura.

Un siglo de desarrollo para la Apicultura Colombiana

Aunque existen registros muy antiguos, prehispánicos, de la labor que desarrollaron apicultores en la tierra colombiana, solo hasta el siglo XIX se conoce un verdadero desarrollo de la industria, por medio de determinaciones tomadas por el ministerio de economía de entonces. El primer Apiario industrial construido en nuestro país funcionó en Mosquera, Cundinamarca, y desde entonces la Apicultura colombiana nunca a dejado de crecer, y para ello también se conmemora el día del Apicultor colombiano cada 26 de abril y se realizan actividades de intercambio de conocimientos entre los productores del país. En estas actividades están presentes los Apicultores apoyados por Del Campesino.

La producción orgánica es la mejor forma de Apicultura

El desarrollo de métodos que permitan el mejor beneficio para el ambiente, reduciendo toda huella negativa que pueda dejar el cultivo es la forma en que la Apicultura se hace orgánica. Esto se hace evidente en las colmenas, cuán saludables está, el cuidado proporcionado al Apiario y las condiciones microambientales del entorno. Todo ello debe ser tenido en cuenta para que un Apicultor pueda ofrecer productos orgánicos y para ello cuenta con el apoyo de entidades y empresas como Del Campesino. Con estos elementos puede entregarse a los consumidores productos completamente orgánicos y cultivados pensados en su salud. Por esto te invitamos a consumir productos cultivados por campesinos como los apoyados por Del Campesino y cuidar tu salud y la de tu familia.

 

 

DEL CAMPESINO

Revista/Blog

Del Campesino - Col

Somos una plataforma de comercialización de producto agrícola transformado de las manos de pequeños y medianos productores en áreas rurales de Colombia, lo mejor del campo a tu mesa a un solo clic.

Tweet widget

Flickr Photo footer